James Cameron pasó su cumpleaños sumergido y habló de Avatar 2

El cineasta canadiense James Cameron, que celebró sus 56 años sumergido en un batiscafo ruso en las aguas del Baikal, ha revelado que en el fondo de ese lago siberiano ha encontrado nuevas ideas y personajes para la secuela de su último éxito, Avatar.

“Imagínense: la próxima parte de Avatar se desarrolla en el océano de Pandora. Y para algunos de sus habitantes servirán de prototipo las criaturas que he observado durante mis inmersiones”, explicó Cameron en una entrevista con el canal de televisión Rossía-24.

Según el director y productor cinematográfico, en el fondo del Baikal, que es el lago más profundo del planeta, “hay unas criaturas muy pequeñas, pero si las agrandamos obtendremos unos seres muy interesantes”.

‘Golomianka’ y ‘epishura’

Con una superficie de 31.500 kilómetros cuadrados, 636 kilómetros de largo y 23.400 kilómetros cúbicos de agua, el Baikal supera con creces el volumen conjunto de agua de los cinco Grandes Lagos de Estados Unidos y Canadá.

El lago alberga 848 especies de animales que no existen en ninguna otra parte del mundo, como la golomianka, un pez vivíparo que habita a mil metros de profundidad, o el diminuto epishura, un cangrejo de apenas uno o dos milímetros de longitud.

Cameron, director de películas como Terminator, Aliens y Titanic, se sumergió en las aguas del lago en el batiscafo Mir-1 pilotado por su amigo ruso Anatoli Sagalévich, oceanógrafo y presidente de la Fundación de Protección del Baikal.

“Me invitó mi amigo Anatoli Sagalévich. Me llamó y me dijo que tenía que visitar este lugar, y entonces pensé: ¿Por qué no? Llevaba cinco años sin subir a bordo de los Mir, y el cumpleaños es una buena oportunidad para hacerlo”, relató Cameron.

El cineasta llegó a la región siberiana de Irkutsk, donde se encuentra Baikal, acompañado de su esposa, Susan Amis, la escritora Maria Wilhelm, autora del libro Avatar, y los oceanógrafos estadounidenses Sylvia Earle y Michael McDowell.

Profundidad de 1.350 metros

Durante la inmersión, que tuvo lugar cerca del cabo Tólstiy, en la parte sur de Baikal, y que duró en total cuatro horas y media, el Mir-1 tocó fondo a una profundidad de 1.350 metros.  En la aventura participó también el segundo batiscafo, el Mir-2, pilotado por el veterano oceanógrafo ruso Yevgueni Cherniáyev, acompañado por Wilhelm y McDowell.

Los batiscafos Mir grabaron las imágenes de los restos del Titanic que fueron utilizadas después en la famosa película homónima dirigida por Cameron y ganadora de once premios Oscar, y en tres documentales. Recientemente, Cameron propuso utilizar los Mir rusos para detener el vertido de crudo en el Golfo de México, pero British Petroleum (BP) rechazó la propuesta.

Anuncios

Publicado el agosto 23, 2010 en arte y cultura, chimentos, chismes, cine, publicidad y marketing, tecnologia, Uncategorized y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: