Cine: De Oren Peli (Actividad Paranormal) Llega “Terror en Chernobyl”

La película sigue a un grupo de seis turistas jóvenes que, por no querer tomar el camino transitado, contratan a un guía de turismo “extremo”. Haciendo caso omiso a las advertencias, los lleva a la ciudad de Pripyat, antiguo hogar de los trabajadores de la central nuclear de Chernobyl, hoy, una ciudad desierta desde el desastre de 25 años atrás.

Después de una breve exploración del lugar abandonado, el grupo se dispone a partir, pero se da cuenta de que están atrapados allí y que no están solos…

Brad Parker hace su debut cinematográfico como director con esta película. El guión fue escrito por Oren Peli y Carey Van Dyke& Shane Van Dyke, basado en una historia original de Peli, quien también produce junto a Brian Witten.

Ucrania, 26 de abril de 1986: el reactor número cuatro de la Central Nuclear de Chernobyl explotó y produjo una radiación mayor a 400 bombas atómicas. Se lo considera el desastre nuclear más grave de la historia, nivel 7 según la Escala Internacional de Accidentes Nucleares.

La ciudad vecina de Pripyat, que albergaba a los trabajadores de la planta y sus familias, se evacuó de la noche a la mañana, dejando atrás todas sus posesiones, hogares, fábricas, parque de diversiones, escuelas y negocios que servían a sus casi 50.000 habitantes. En un principio, se la consideró una situación transitoria.

Pero no lo fue. Pripyat permaneció deshabitada, hasta hoy…

VER TRAILER

ESTRENO EN ARGENTINA 19 DE JULIO

Bienvenidos al Viaje Extremo de Uri

Europa del Este, hoy en día: seis veinteañeros, de vacaciones, contratan un tour “extremo” para conocer la ciudad abandonada dePripyat, Ucrania. A pesar de la advertencia de no entrar, su guía, con el contador Geiger en la mano, los conduce a la zona desértica, y les advierte que no se alejen.

 TERROR EN CHERNOBYL es una creación de Oren Peli, escritor y productor, tras el éxito de su película de horror, superpopular, Paranormal Activity. El tema de ambas nace de una experiencia cotidiana. En este caso, se inspiró mientras navegaba por Internet. “La idea surgió cuando vi una foto, publicada en un blog, de una joven que viajaba a través de Pripyat en una motocicleta”, recuerda Peli. “Esa fue la primera vez que escuché sobre esta ciudad, que se evacuó de la noche a la mañana y quedó tal cual, como un pueblo fantasma impreso en el tiempo y la historia, básicamente, sin cambios, excepto por los efectos de la naturaleza y los animales salvajes. El lugar parecía fantasmagórico, pero a su vez, hermoso, cautivador y un poco triste. Podría ser el escenario perfecto para una película muy espeluznante”.

Luego, habló de la idea con su co-productor Brian Witten, quien recuerda: “Después de que Oren me lo mencionó, me fui a casa inmediatamente y busqué información sobre Pripyat en Internet. Me sentí abrumado por la historia y lo visual, y, con entusiasmo, alenté a Oren para desarrollarla”.

“Mi investigación reveló rumores de que algunas personas se negaron a abandonar la ciudad y se quedaron a pesar de los riesgos de la alta radiación”, dice Peli. “Así que ese pensamiento, junto con la evidencia de la fauna que vivía en libertad sin la interferencia humana, hizo que me cuestione qué podría suceder durante un tour “extremo” por Pripyat”.

El turismo extremo, también conocido como turismo shock, es un nicho de mercado que implica viajar a lugares tan peligrosos como las montañas, los desiertos o cuevas. También puede incluir la participación en actividades de riesgo, como nadar con tiburones o bungee jumping en una cascada. Cuanto mayor es el riesgo, mayor es la descarga de adrenalina.

Peli comenta: “Es para aquellas personas que no quieren ir sólo a los museos o a observar un paisaje desde el asiento de un autobús. Quieren emoción, quieren arriesgar sus vidas haciendo locuras que el 99 por ciento de la población estaría muy feliz de no hacer”.

En Ucrania, Pripyat, por su historia y su proximidad al famoso reactor de Chernobyl, es uno de los destinos más populares. “Tienes que ir con un tour organizado”, explica Peli. “Te llevan hasta ahí, sales del vehículo y caminas por un par de horas. El guía conoce las zonas más seguras y las restringidas y lleva un contador Geiger para asegurarse de que nadie se desvíe hacia puntos con un alto nivel de radiación”.

“Se dice que la cantidad de radiación a la que uno está expuesto, si se queda sólo unas pocas horas, no es mayor a la que uno experimenta en un vuelo desde Los Angeles a Londres”, añade Witten.

Para crear su nueva película de terror, Peli combinó las imágenes inolvidables del pasado de Chernobyl con el concepto moderno de turismo extremo.

En TERROR EN CHERNOBYL, en un principio, guardias de la localidad, armados, obligan al grupo a retroceder y le dicen al guía que el lugar está cerrado por mantenimiento. Sin inmutarse, y decidido a llevar a cabo la tarea para la que lo contrataron en vez de reembolsar el dinero, los conduce por el bosque, por un camino sin vigilancia. Después de un par de horas de explorar la fascinante ciudad abandonada, se preparan para partir, pero, por desgracia, la camioneta no enciende, y quedan varados allí. Al caer la noche, se pone de manifiesto que hay algo o alguien ahí fuera.

“¿Estás seguro de que estamos solos?”

Una vez que Peli tuvo la idea bien armada, él y Witten sumaron al director Brad Parker al proyecto, además del equipo de redacción de Carey y Shane Van Dyke, quienes escribieron el guión junto a Peli.

Witten afirma, “Después de nuestra primera reunión, ambos sabíamos que Brad era nuestro hombre. A pesar de que él no había dirigido ninguna película antes, sabía claramente cómo la iba a filmar”.

“Cuando Oren describió TERROR EN CHERBONYL por primera vez, supe que era un proyecto que yo quería explorar”, dice Parker. “Tengo una colección de fotografías de lugares fascinantes en donde algún día me gustaría filmar, y Pripyat estaba entre los primeros de la lista. Así como discutimos sobre la historia, el escenario y el tono de la película, las cosas, simplemente, encajaron.

“Quería hacer una película que te atrapara y te mantuviera así hasta los créditos finales”, continúa. “El Pripyat de nuestra historia es un lugar inquietante. La idea de estar allí solo por la noche es aterradora, pero no estar solo es terrible. ”

Peli, conocido por hacer cine estilo “found footage”, no sólo quiso capitalizar el realismo de este género, sino también ir en una dirección diferente. “Decidimos filmar casi como en un documental, y para ello, –dice- los actores tuvieron que improvisar gran parte del diálogo. De hecho, gran parte del guión se tomó de la improvisación que hicimos en los ensayos, con el fin de crear una sensación muy auténtica para la película”.

Incluso, los realizadores incorporaron el elemento sorpresa al set, manteniendo, a menudo, al elenco en la oscuridad en algunas escenas de tensión a las que, luego, les seguía un susto, con el fin de captar sus reacciones naturales a los aspectos más aterradores de la historia. Parker pensaba que esta técnica, sumado a que estos personajes quedan completamente vulnerables en un lugar remoto, amenazados por algo invisible, “aumentó el temor a niveles máximos. Creí que el punto de vista íntimo sería el mejor recurso para apelar a los sentidos del espectador”, relata.

Debido a que la película está ambientada en un lugar real del mundo, la autenticidad era especialmente importante, hasta el viaje a la ciudad desolada. Peli cuenta, “Llegan a Pripyat en esta extraña furgoneta, un UAZ, un viejo vehículo militar ruso. De hecho, teníamos dos de ellos, uno para conducir y hacer tomas regulares y otro que tuvimos que hacer andar varias veces, eran bastante horribles… en el buen sentido. El motor está adentro, entre el conductor y los asientos delanteros, y huele a gasolina. Pero, de inmediato, uno siente esa sensación de tiempo y lugar y de estar fuera de su entorno habitual”.

Para darle realismo, la producción filmó en Europa del Este, en Belgrado, Serbia y en las afueras de Budapest, Hungría. “Fue necesario crear dos mundos”, dice el diseñador de producción Aleksandar Denic, “el mundo contemporáneo de hoy, donde emprenden su viaje, y un mundo congelado en el tiempo, abandonado al proceso de descomposición. Era importante ilustrar esta condición con el mayor realismo posible, incluso hiperrealismo, para que provoque inquietud y para que sirva como base sólida para el desarrollo de la trama”.

“Rodamos en esos túneles, muy claustrofóbicos, bajo la ciudad de Belgrado, que muchos suponen que sirvieron como base secreta nazi para el frente de África durante la Segunda Guerra Mundial”, afirma Witten.

“Aleksandar hizo un trabajo fantástico en transformar una fábrica de tractores de Serbia y una base de la fuerza aérea húngara, fuera de servicio, para que se parezcan a Pripyat -comenta Parker, el director- esto haría posible que la gente crea que, en realidad, filmamos allí. Su trabajo es increíble. ”

La investigación de Denic puso al descubierto un lugar estéril con meros signos de vida pasada, lo que le permitió crear el simbolismo adecuado para la historia. “Las emociones intensas suelen tener sus raíces en la infancia, por lo que, para evocar esos sentimientos en nuestros personajes, incorporamos juguetes y muñecas rotas, ropa de niños, autitos chocadores deteriorados y la cruda imagen de la vuelta al mundo que sigue en pie como símbolo de la tragedia”.

Para recrear ese ícono particular de la ciudad, el equipo de Denic construyó la parte inferior de la rueda, donde los personajes posan frente a la cámara fotográfica, mientras que el equipo de Mark Forker, supervisor de efectos visuales, creó el resto de la estructura en forma digital.

Parker, quien posee experiencia en efectos visuales y quería aplicarlos en la película, se juntó nuevamente con su antiguo colaborador, Forker. “Mark es alguien en quien puedo confiar para obtener respuestas inteligentes y bien fundamentadas a problemas difíciles y con quien puedo contar para crear verdaderos efectos foto realistas”.

Forker estaba ansioso de contribuir con la película. “Me gustó la idea de que tuviera una base histórica y estilo documental combinada con los aspectos de terror y/o suspenso de la misma”.

Además de mejorar la imagen de los sets y de las locaciones, el equipo de efectos visuales también facilitó el trabajo del departamento de maquillaje, y no sólo de los actores humanos. “Trabajamos en algunos perros con el fin de que parezcan cortados, pelados, con moretones y apelmazados”, comparte Forker.

Los perros a los que Forker se refiere forman parte de los animales que sobreviven con lo que encuentran en el territorio dePripyat; media docena de turistas son muy apetecibles para ellos.

“Teníamos unos muy buenos perros de ataque de Las Fuerzas Especiales de Servia que podían parecer muy, muy crueles”, sonríe Peli. “Tenían grandes adiestradores, pero, aún así, les teníamos un poco de miedo. Se veían bastante desagradables, para nada juguetones. Podían herir a alguien fácilmente si querían”.

El equipo canino no fue el único elemento incómodo en el set. Aunque, en general, hizo buen tiempo, el rodaje tuvo lugar en noviembre y, por lo tanto, hacía mucho frío. “Estaba helado”, Peli asiente con la cabeza. “Todos en el equipo nos envolvíamos en capas y nos acurrucábamos alrededor de los calentadores, pero los actores, a menudo, tenían que tirarse al piso, en medio de la noche, por horas, cuando hacía 20 grados. En ese sentido, eran grandes deportistas”.

La captura de todo en la película estuvo a cargo del director de fotografía Morten Søborg, a quien Parker llama un “maestro de la fotografía manual, discreta e ingeniosa, y un verdadero artista. No sé si yo hubiera podido filmar esas tomas tan largas, en lugares tan difíciles de manera maravillosa con otra persona”.

Peli no tiene más que elogios para el equipo que él y Witten formaron, tanto dentro como fuera de cámara. “Brad, Morten y el resto del grupo estuvieron fenomenales; realmente capturaron la imagen y la sensación que estábamos buscando”, dice. “Desde el momento en que el grupo llega a Pripyat, sólo vemos lo que ellos ven y sabemos lo que ellos saben, así que emprendemos el mismo viaje, vivimos la misma experiencia. Brad posee, en realidad, ese sentimiento natural y de improvisación que queríamos, y creo que el público podrá experimentar el miedo, junto con los personajes en pantalla”.

“Toda esa sensación de paranoia que comienza a surgir en cuanto se dan cuenta de que están atrapados, solos, básicamente, en problemas, -continúa Peli-  nadie va a ir a ayudarlos, y hay algo ahí fuera que quiere cazarlos, pero no saben qué es ni cómo defenderse contra eso. Las cosas se vuelven cada vez peor, lo que espero que, para el público, se ponga cada vez mejor”.

Publicado el junio 9, 2012 en arte y cultura, chimentos, chismes, cine, noticias, publicidad y marketing, trailers, Uncategorized y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: